qué implica en la ITV?
6 min

Defectos leves en la ITV

¿Qué son y qué implican al pasar la ITV?

Escrito por: TÜV SÜD ITV Fecha: 27 Apr 2023

Te contamos qué se considera defecto leve, y qué implica este tipo de fallos en el resultado de la ITV.

Jueves, 27 marzo, 2023


Cuando vamos a pasar la ITV, a todos nos preocupa no conseguir un resultado favorable. Y es que un resultado desfavorable nos obliga a subsanar determinados defectos del vehículo en un taller mecánico, para después tener que volver a pasar la inspección.

Es decir, seguimos viendo la inspección técnica de nuestro vehículo como un mero trámite que, si no lo realizamos, nos costará una multa. Aprovechamos la ocasión para recordarte que la ITV garantiza que un vehículo está en óptimas condiciones técnicas para circular con seguridad y, por lo tanto, salva vidas.

Con respecto a los posibles fallos, durante el proceso de inspección, nuestro vehículo puede presentar diferentes tipos de defectos, catalogados como leves, graves o muy graves. No obstante, no todos los defectos que puede presentar un vehículo son iguales, ni tienen las mismas implicaciones de cara al resultado de la inspección.

A continuación, te explicamos qué es un defecto leve, qué faltas se consideran defectos leves y qué implica con respecto al resultado de la inspección. ¡Empezamos!

¿Qué es un defecto leve en la ITV?

En la ITV se considera defecto leve aquellos fallos que no tienen un impacto directo en la seguridad del vehículo, ni en sus emisiones contaminantes. Por lo tanto, estamos ante un tipo de defecto con el que un vehículo puede circular sin comprometer su seguridad ni la del resto de usuarios.

La diferencia con un defecto grave, es que por muchos defectos leves que presente un vehículo nunca será rechazado en la ITV. En cambio, solo con un defecto grave el vehículo no obtendrá un resultado favorable en la inspección técnica.

¿Cuáles son los defectos leves en la ITV?

Algunos defectos considerados leves cuando realizamos la inspección técnica son los siguientes:

  • Pérdida de aceite de los amortiguadores, siempre y cuando sea sin goteo.
  • Llevar fundida alguna bombilla de posición, siempre que no sean todas las delanteras o todas las traseras, o la de la matrícula, pero no todas.
  • La carrocería del vehículo presenta oxido o desperfectos, siempre que no existan aristas vivas o riesgo de desprendimiento.
  • Pequeñas fugas en la dirección asistida, siempre y cuando no llegue a gotear.
  • Con respecto al limpiaparabrisas: es un defecto leve llevar las escobillas en mal estado siempre que cumplan su función, o no disponer de agua del lavaparabrisas.
  • El testigo del líquido de frenos permanece encendido.
  • Posibles desperfectos físicos en la matrícula, siempre y cuando ésta se lea correctamente.
  • Desgaste de la goma antideslizante del pedal de freno.
  • Defectos de estado en el volante y la columna de dirección, siempre que funcione correctamente.

Si mi coche presenta un defecto leve, ¿tendré un resultado desfavorable en la ITV?

Para nada. Podrás pasar la ITV con un resultado favorable aun presentando defectos leves. De hecho, no hay un número de defectos leves máximo que te impidan circular con tu vehículo.

Deberán repararse lo antes posible. No exigen una nueva inspección para comprobar que han sido subsanados, salvo que el vehículo tenga que volver a ser inspeccionado por haber sido calificada la inspección como desfavorable o negativa.

Por lo tanto, y como conclusión, el mejor resultado posible en la ITV es el de una inspección favorable sin ningún tipo de defecto. ¿Has pasado ya la ITV de tu vehículo?

Siguientes pasos

Site Selector