arrancar el coche cuando hace frio
9 min

Arrancar el coche cuando hace frío

Consejos y técnicas para hacerlo sin problemas

Escrito por: TÜV SÜD ITV Fecha: 11 Jan 2024

Consejos y técnicas para arrancar tu vehículo en invierno sin problemas.

Viernes, 11 enero, 2024


El invierno trae consigo no solo temperaturas gélidas, sino también el reto adicional de arrancar el coche por las mañanas. Aquellos que viven en climas extremadamente fríos saben que esta tarea aparentemente simple puede convertirse en una verdadera prueba de paciencia.

A continuación, te dejamos algunos tips para que arrancar el coche este invierno no sea tarea imposible. ¡Empezamos!

Intenta aparcar el coche en un sitio protegido

Cuando el motor del coche arranca en frío necesita un tiempo para coger temperatura y alcanzar el nivel de calor óptimo para su funcionamiento. Si guardas tu coche habitualmente en un parking, tras arrancar, el nivel de temperatura óptimo se alcanzará antes, lo que ayuda al motor a sufrir menos tras la puesta en marcha.   

Si aparcamos fuera de un garaje o recinto cubierto y siempre que podamos elegir, es preferible hacerlo entre dos edificios, de espaldas al viento o debajo de una farola encendida, porque el motor de arranque y la batería sufrirán un poquito menos, al mantener el vehículo con algo más de temperatura.

Si no encuentras un lugar protegido, puedes utilizar una lona que cubra todo el vehículo. Existen lonas especialmente diseñadas para proteger el coche de las inclemencias del tiempo.

La importancia de la batería

La batería es uno de los elementos a los que más afecta el frío invernal. Lo primero, asegúrate de que está completamente cargada. Para ello, intenta hacer un uso frecuente de tu coche, ya que, de no utilizarse a menudo, la batería se va descargando. Otra opción es utilizar un cargador.

Dicho esto, antes de arrancar, calienta la batería encendiendo los faros del vehículo o la calefacción durante un minuto. Después apágalos (lo explicamos en el siguiente punto). Con este breve calentamiento, la batería se calentará, y estará lista para iniciar el arranque. 

Ahora apaga los aparatos del coche

Después de lo anterior, asegúrate de apagar todos los dispositivos del interior del vehículo. De esta manera, estaremos ahorrando energía de la batería. Ten en cuenta que este elemento necesita mucha energía para poder arrancar el motor. Así que, si antes de arrancar, las luces, la radio, el sistema de climatización o los motores de las escobillas están encendidos, apágalos todos.

Pisa el embrague en el momento del arranque

Aunque tu vehículo te permita arrancarlo sin tener que pisar este pedal, hazlo. Písalo a fondo mientras arrancas. Al cortar la transmisión del coche, el motor de arranque tendrá que mover menos peso para poner en marcha el motor.

Este tip es válido incluso con temperaturas medias o altas, ya que contribuye al ahorro de energía y el motor de arranque sufre un desgaste mucho menor. 

No gires la llave durante más de 5 segundos

Procura no forzar el arranque. En muchas ocasiones, pensamos que por insistir manteniendo el contacto durante largo rato, el coche va a arrancar, y no es así. Si no arranca a los 5 segundos, espera al menos 30” e inténtalo de nuevo. De esta manera, la batería no perderá energía: ten en cuenta que la máxima potencia que puede ofrecer, lo hace durante los primeros segundos.

¡Deja descansar la batería para que recupere su potencia y vuelve a intentarlo!

Algunos consejos cuando ya hayas arrancado el coche

Ahora que ya has hecho lo más difícil, te dejamos algunos consejos para conducir con seguridad tu vehículo este invierno:

  • Respeta la distancia de seguridad con el resto de vehículos. Ten en cuenta que esta época del año presenta más condiciones meteorológicas adversas que ninguna otra, pudiendo afectar tanto a tu capacidad de reacción como al funcionamiento del vehículo ante una frenada brusca.
  • Utiliza neumáticos que ofrezcan un buen agarre y tracción en superficies escurridizas propias del invierno, como placas de hielo o nieve. Y si vas a cambiar los neumáticos, recuerda que deben ser equivalentes: utiliza nuestra calculadora de equivalencia de neumáticos para comprobar si lo son.
  • Revisa la presión de los neumáticos, especialmente antes de iniciar un largo trayecto. La presión de las ruedas siempre es importante, pero en invierno es crucial.
  • No sobrepases los límites de velocidad. Conducir a alta velocidad en condiciones meteorológicas poco favorables pone en riesgo tu vida y la del resto de usuarios de la vía pública. Respeta los límites de velocidad según el tipo de vía y las circunstancias.
  • Pasa la ITV a tiempo. Una de las mejores maneras de garantizar que nuestro vehículo circula en óptimas condiciones técnicas de seguridad, es pasando la ITV cuando toca. Así que, si tu ITV caduca en menos de 30 días ya puedes ir a pasarla a tu centro de preferencia.

ESTACIONES ITV

Ahora ya sabes cómo arrancar el coche cuando hace frío. Aquí te dejamos otro artículo con algunos consejos para el mantenimiento de tu vehículo en invierno. ¡Hasta la próxima!

Siguientes pasos

Site Selector