Compliance News Blog

Blog Compliance news

Compliance más fácil

Fecha: 17 Jun 2021

La determinación de objetivos de Compliance 

A la hora de implantar un Sistema de Compliance en nuestra organización, como ya se ha tratado en este mismo Blog en artículos anteriores, debemos buscar que éste se mantenga vivo, que se adapte a las circunstancias y necesidades de la organización y a su evolución, y que busque su continua mejora.

Objetivos Compliance

En este sentido, el adecuado establecimiento de los Objetivos de Compliance y la planificación para su consecución juegan un papel imprescindible.

Tomando como referencia la UNE 19601:2017, estaríamos con esto dando respuesta a los requisitos derivados de su punto 6.3.

Sin embargo, a la hora de revisar los Objetivos de Compliance establecidos por las organizaciones nos encontramos que, en muchas ocasiones, este punto no se encuentra enfocado de una forma óptima y eficaz para el sistema. Por ello, en esta ocasión nos queremos detener en lo siguiente:

¿Qué factores debemos tener en cuenta a la hora de establecer nuestros objetivos de Compliance?

-Deben ser coherentes con el propio sistema: recordamos que el Sistema de Compliance debe ser un sistema basado en el riesgo; por ello, nuestros objetivos deben ir en consonancia con los resultados de la identificación y evaluación de los mismos, así como con los principios establecidos por la organización plasmados en sus documentos esenciales como son el Código Ético y la Política de Compliance.

-Deben ser medibles: Debemos evitar establecer como objetivos hitos abstractos o indeterminados. Por ejemplo, “implantar el sistema de Compliance” no sería un objetivo medible; podemos plantearnos aspectos como: ¿Cuándo podemos considerar que nuestro sistema está implantado? ¿qué hitos concretos debemos realizar y cómo evaluamos su grado de cumplimiento?

-Deben tener en cuenta los requisitos que sean de aplicación.

-Deben ser objeto de seguimiento. De nada nos sirve establecer unos objetivos adecuados si no planificamos y llevamos a cabo un seguimiento que nos permita evaluar su grado de consecución, o si las medidas que hemos establecido para alcanzarlos están resultado eficaces o precisan ser replanteadas.

-Deben ser objeto de comunicación

-Deben someterse a revisión y actualización.

Para la consecución de estos objetivos es necesario establecer una planificación que contemple aspectos como: “¿Cuál es el hito concreto a realizar y quién es su responsable?”; ¿Qué recursos requerirá?” Garantizando la dotación suficiente de recursos para realizar las acciones establecidas; “¿Cuándo se finalizarán?” y, por último, pero en absoluto menos importante “¿Cómo se evaluarán los resultados y su grado de consecución?”.

Siguientes pasos

Site Selector