Choose another country to see content specific to your location

//Select Country

Compliance News Blog

Compliance Más Fácil

Medidas para la reducción del contagio por COVID-19 en el sector turístico

Tras los meses en que ha estado vigente el estado de alarma volvemos poco a poco a disfrutar de las actividades de ocio, de las reuniones con familiares y amigos, de las terrazas, los restaurantes, las actividades al aire libre, las escapadas y viajes, etc…covid turismo prevencion

Como bien sabemos, esta sensación de normalidad no debe hacernos olvidar el riesgo de contagio que sigue latente, los temidos rebrotes que pueden hacernos dar un paso atrás en todo lo avanzado.

En este contexto “toda precaución es poca”, por lo que la vuelta a estas actividades debe estar en todo momento sujeta al establecimiento, cumplimiento y actualización de las medidas higiénicas y preventivas que sean necesarias, adaptadas a cada actividad y a cada centro donde se desarrolle, a través de la elaboración de un Plan de Contingencia y unos protocolos de actuación al efecto, así como la supervisión de su estricto cumplimiento.

En estos meses de verano, en los que el buen tiempo y las vacaciones invitan especialmente a estas actividades, el sector turístico recibe su mayor afluencia de clientes, pudiendo dar lugar a potenciales focos de contagio. Por ello, es aquí donde nos detenemos en esta ocasión.

De cara a poder reabrir (y, sobre todo, desarrollar su actividad en condiciones de seguridad) instalaciones como hoteles, albergues, campings o alojamientos rurales, servicios de restauración, parques de atracciones y de ocio, locales de ocio nocturno, museos, espacios naturales, etc… el Instituto para la Calidad Turística Española ha elaborado junto con la Secretaría de Estado de Turismo y en coordinación con el Ministerio de Sanidad y los representantes de estos sectores, una serie de guías sobre “Medidas para la reducción del contagio por el coronavirus SARS-CoV-2”, en las que se establecen unas directrices y recomendaciones a seguir en función de las distintas actividades (puede consultar aquí las guías publicadas).

En estas guías se establecen tanto pautas generales (como la necesidad de realizar una evaluación de riesgos y, en función de ésta, adaptar las medidas que se plasmarán en el Plan de contingencia al efecto, la creación de un Comité para su adecuada gestión, la dotación de recursos materiales, la revisión de las labores de limpieza y desinfección o las medidas de protección de trabajadores y clientes), como medidas específicas en función de las distintas actividades que se desarrollen en cada uno de estos centros.

Insistimos en que no debemos perder de vista que cada centro de trabajo tiene unas particularidades y unas necesidades específicas, por tanto, estos documentos son, como bien dice, una guía en la que basarnos a la hora de desarrollar e implantar nuestro Plan de Contingencia; las medidas que en éste se contemplen deberán ser específicas para cada centro de trabajo y adecuada a sus condiciones particulares y a su evaluación de riesgos. De igual manera, esta base deberá verse completada con la normativa publicada en la materia, por lo que torna imprescindible conocer esta legislación (como decimos, en constante e imprevisible cambio) para garantizar que nuestros protocolos son acordes con ella.

Evitar posibles rebrotes depende de la actuación conjunta por parte de todos; en manos de la empresa está el esfuerzo por implantar estos sistemas adecuados, mantenernos actualizados conforme a una legislación en constante cambio, y velar por su cumplimiento; en manos de todos nosotros, está observar estas medidas y, sobre todo, actuar siempre con la máxima responsabilidad.

Siguientes pasos

Select Your Location

Global

Americas

Asia

Europe

Middle East and Africa