Choose another country to see content specific to your location

//Select Country

Compliance News Blog

Compliance más fácil

Formación efectiva en Compliance. ¿Jugamos a Compliance?

 

Una de las partes más importantes a la hora de conseguir que nuestro sistema de Compliance funcione, que la cultura ética que perseguimos se integre de forma real en nuestra organización, es a través de la formación interna y continua a los empleados.

juego compliance

Sin embargo, si queremos que el contenido cale eficazmente en los destinatarios (que serán, por lo general, todos los trabajadores de la empresa, amoldando este contenido a las condiciones de cada puesto) no deberíamos enfocar la formación exclusivamente en la transmisión de conocimientos; una clase magistral de derecho o de psicología, en la que se informe sobre los delitos asumibles a la persona jurídica, la posibilidad de eximente de responsabilidad a través de la existencia de programas de prevención, las repercusiones de tus actos, la forma en que transmites tus intenciones a tus compañeros etc… muy probablemente haga que el público desvíe su atención y el mensaje se termine por perder.

A la hora de realizar estas formaciones, debemos conseguir que los asistentes entiendan este contenido como algo cercano a ellos, algo que pueda pasarles (o incluso ya les haya pasado) en el día a día de su trabajo; trasladar las “teorías de compliance” a la vida real para que cada uno pueda empatizar con lo expuesto e integrarlo en su terreno.

Por ello, cuando desde TÜV SÜD realizamos estas formaciones en materia de Compliance a la hora, por ejemplo, de implantar un sistema de prevención de delitos en una organización, nos gusta hacer partícipes a todos los asistentes, consiguiendo que interioricen el mensaje que pretendemos transmitir. Una herramienta muy útil para este fin es a través de los “juegos de Compliance”; en estas sesiones, se plantean situaciones potencialmente conflictivas que pueden darse en sus puestos de trabajo para que, a través del debate abierto, del intercambio de opiniones, de las diferentes posturas en función del puesto que desempeñen o del perfil de cada uno, se llegue a entender el por qué de un sistema de compliance, de la necesidad de contar con el respaldo de un Compliance Officer (o equipo de compliance), y cómo este “boom” de políticas y regulaciones que está llegando a sus empresas les afecta directamente y no es algo ajeno a ellos.

Por todo esto, hemos querido de alguna manera trasladar este sistema al presente blog. De esta manera expondremos para los lectores un caso de simulación, permitiendo que cada uno (o, ¿por qué no? En grupo compartiéndolo con los compañeros) pueda evaluar por sí mismo la situación y hacer un análisis y una posible solución al respecto. Nosotros, por nuestra parte, compartiremos nuestro análisis en la entrada de la próxima semana, dejando unos días para que “se abra el debate”. Podréis observar que, donde uno ve una sola posible respuesta evidente, al compartirlo con los compañeros podría sorprenderos la variedad de interpretaciones que pueden aparecer. ¿Probamos?

"José es el Director de Compras de una empresa. Hace unos días, hablando con un importante cliente, José ha conocido que los trabajadores reciben, en las fechas cercanas a las Navidades, unas cestas con variedad de productos de las más altas calidades de parte de este cliente, en agradecimiento por sus buenos servicios. José sabe que su empresa introdujo hace un año una Política de Regalos que prohibía dar o recibir aquellos que superaran un valor estimado de 30€. Sin embargo, no ve necesario reportar esta situación; al fin y al cabo, se trata del principal cliente de la compañía a nivel de facturación y sabe que su equipo hace una labor encomiable con él; estas pequeñas atenciones, que en nada afectan a la empresa, son un pequeño aliciente y motivación para el trabajo de su equipo, y el buen hacer de éstos repercutirá en resultados positivos para la empresa y para los objetivos del departamento. Además, el intercambio de cestas de Navidad es una costumbre que siempre se ha hecho en muchas empresas y no entiende por qué debe excluirse ahora."

¿Está José en lo cierto? ¿La política de regalos no debería aplicarse en este caso, ya que no puede acarrear ningún riesgo para la compañía? ¿En qué manera puede afectar a la compañía el simple hecho de recibir un regalo, sin coste alguno para la empresa, que justifique la política de no recibirlos? ¿Puede José tener algún tipo de responsabilidad en este caso si, al fin y al cabo, no es él quien está recibiendo los regalos? ¿y su equipo?

"A María, la Compliance Officer de esta compañía, le ha llegado noticia a través del canal de denuncias de estos hechos. Ha aplicado el procedimiento establecido y realizado las correspondientes investigaciones, llegando a probar que efectivamente se están recibiendo estos regalos. El conocimiento de esta situación le hace plantearse la efectividad de su sistema ya que, pese a haber establecido hace un año la correspondiente política de regalos, durante este tiempo se han seguido recibiendo por lo que duda de si se está gestionando de forma correcta."

¿Debemos entender que el sistema no es eficaz, ya que no se cumplen las políticas establecidas? ¿Se deben tomar medidas sobre el trabajo de María por esta situación? ¿Qué acciones deberían contemplarse para la mejora de sistema? ¿Debería tomarse alguna medida con el director de compras y su equipo?

Os dejamos debatiendo y os daremos nuestro punto de vista en la próxima publicación.

 

 

Siguientes pasos

Select Your Location

Global

Americas

Asia

Europe

Middle East and Africa