Choose another country to see content specific to your location

//Select Country

Soluciones para la mejora de la eficiencia energética en la industria

Ahorro en forma de avance y progreso

Soluciones para la mejora de la eficiencia energética en la industria

"Con todos estos datos podremos tomar decisiones que incrementen la eficiencia energética de nuestras organizaciones, con un aprovechamiento óptimo de la energía que consumimos"

Miércoles, 15 Abril, 2021


¿Quién no habla de eficiencia energética?

La energía es necesaria para que el ser humano pueda continuar avanzando y progresando, pero nos estamos dando cuenta de que el ritmo de consumo alcanzado no puede ser mantenido en el tiempo. Por un lado, venimos utilizando fuentes de energía finitas, y por otro, el coste que las organizaciones soportan por adquirir la energía necesaria para llevar a cabo sus actividades aumenta constantemente.

Tengamos en cuenta que la partida presupuestaria para costes energéticos es la más grande en los presupuestos de compañías de muchos sectores. Cada vez somos más conscientes de la necesidad de optimizar el uso que hacemos de la energía y para ello, es necesario tener un plan coordinado entre las distintas áreas implicadas dentro de nuestra organización. Este uso óptimo de la energía es clave para reducir al mínimo los costes de energía, residuos e impacto ambiental sin afectar la producción.

¿De qué manera podemos mejorar en cuanto a eficiencia energética?

Lo primero que debemos hacer es conocer cómo estamos realizando los consumos en nuestras plantas. Es imprescindible realizar auditorías energéticas para comprender los flujos energéticos que se producen en los edificios, procesos o sistemas de nuestras instalaciones.

Estos estudios deben ser completos y rigurosos, centrándose en sistemas eléctricos, iluminación, acondicionamiento térmico, aire comprimido, motores, grupos de bombeo o presión y cualquier equipo consumidor propio de la actividad independientemente de la fuente energética utilizada. Analizando todos los datos recogidos, obtendremos cuáles son las medidas de ahorro y eficiencia energética (MAEs) que podremos implantar en nuestras instalaciones, qué beneficio aportará y la viabilidad económica de cada una de ellas.

Las MAEs propuestas deben ser aquellas que mejor se adapten a las instalaciones, el proceso productivo y las pautas de consumo propias de las instalaciones. Pueden estar relacionadas con mejoras en cerramientos, instalación eléctrica, motores, sistemas de control de iluminación, cambio de tecnología de iluminación, sistemas de aire comprimido, calefacción, ACS y calor industrial, climatización, refrigeración y frío industrial, agua y aprovechamiento de fuentes de energía renovable.

Desde Europa son conscientes de la importancia de dar este paso, no es posible mejorar si no conoces las posibilidades que tienes, por lo que, en España, se publicó el RD 56/2016, de 12 de febrero, por el que se transpone la Directiva 2012/27/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 25 de octubre de 2012. Este RD obliga a todas las grandes empresas o grupos de empresas a realizar auditorías energéticas cada 4 años sobre el 85% del consumo que realicen a nivel nacional.

Igualmente, es muy importante medir. Si no tenemos constancia de lo que estamos consumiendo, no seremos capaces de saber si las MAEs implantadas están teniendo un efecto positivo o si otros factores externos están afectando al consumo de nuestros centros y debemos actuar en otras líneas.

Para ello, existe en el mercado numerosos hardware y software que simplifican sobremanera esta tarea y con los que podremos medir la frecuencia necesaria de cualquier magnitud de nuestras instalaciones. Si comenzamos a obtener datos de medidores internos, podremos diferenciar cuál es el consumo base, y cuáles son los consumos asociados a cada uno de los procesos que se ejecutan en nuestras instalaciones, y si esos consumos son coherentes con las tareas realizadas.

A partir de este punto, entramos también en gestión energética, no sólo vamos a modificar nuestras instalaciones para hacerlas más eficientes, también vamos a planificar y a gestionar los consumos, de tal manera que la actividad que realizamos no se vea afectada, pero consigamos reducir los impactos por exceso de demanda o consumos en horarios caros.

Esta planificación puede ser tan avanzada como necesitemos, incluyendo factores que influyan externamente y adelantando el escenario tanto como sea necesario. Las comparativas con históricos de consumos almacenados y el estudio de las deviaciones de consumo que se producen, también nos pueden ayudar a detectar o adelantarnos ante un posible fallo de un equipo consumidor.

Con todos estos datos podremos tomar decisiones que incrementen la eficiencia energética de nuestras organizaciones, con un aprovechamiento óptimo de la energía que consumimos, para un menor coste, tanto económico como medioambiental.

angel del peso

 

 

Ángel del Peso Biendicho

Business Line Manager de Eficiencia Energética en TÜV SÜD España y Portugal

Siguientes pasos

Select Your Location

Global

Americas

Asia

Europe

Middle East and Africa