La movilidad eléctrica requiere una nueva estandarización del proceso de revisión e inspección del vehículo

Futuro de la Movilidad Eléctrica en España

Futuro de la Movilidad Eléctrica en España

La movilidad eléctrica requiere una nueva estandarización del proceso de revisión e inspección Del vehículo

"El primer gran reto es el cambio tecnológico, no en el modelo de movilidad, sino el producto en sí"

Martes, 21 septiembre, 2021


Coincidiendo con la Semana Europea de la Movilidad 2021, que se celebra entre el 16 y 22 de septiembre, Raúl Sanguino, CEO de TÜV SÜD España y Portugal, ha profundizado en el futuro de la movilidad eléctrica, así como en los próximos retos que tendrá que afrontar la ITV con la llegada del hidrógeno y el vehículo autónomo. Actualmente, la compañía cuenta con una amplia red de más de 70 centros, entre delegaciones e ITV, en España y con más de 1.400 profesionales empleados en esta división. 

Pregunta: Estamos viendo que el mercado de la movilidad está cambiando, ¿cómo afecta al sector de ITV?

Respuesta: El primer gran reto es el cambio tecnológico, no en el modelo de movilidad, sino el producto en sí, ya que la tendencia avanza hacia la desaparición de los vehículos con motores de combustión y la implantación de tecnologías eléctricas. Este cambio en el sector se vive como una transición tecnológica como tantas otras que han ocurrido en el pasado. La máquina como tal va a seguir existiendo, y en vez de medir emisiones contaminantes tendremos que verificar condiciones de seguridad en la instalación de la batería o en el sistema de alta tensión del vehículo y este es el valor que nosotros aportamos, que tiene que haber una tercera parte independiente que verifique esas condiciones de seguridad. 

Esos son los principales retos en la ITV en la parte eléctrica, pero hay otra parte muy importante que afecta a las ayudas de conducción y al vehículo autónomo, lo que va a condicionar el modelo de ITV, no el modelo de inspección sino el modelo de validación. Muchos oyentes están al tanto de la evolución que han hecho en materia conducción autónoma los fabricantes, desde el nivel 0, que no necesita conducción autónoma, hasta la 5, que implica la no necesidad de conductor. Ahí se generan una serie de necesidades.

Primero, definir cuáles son los estándares para la validación de esos vehículos, por toda la problemática ya no solo en el desarrollo tecnológico de algoritmos, sino toda la casuística legal que se produce en el caso de que el vehículo responda a una situación indeterminada en exterior como lluvia, nieve, el cruce un animal en la carretera, etc.

Además, se introducirán elementos claves relacionados con la ciberseguridad, para lo cual será imprescindible comprobar el correcto estado de actualización del software el vehículo, y las medidas de protección adecuadas para la conexión con las infraestructuras viales. En la parte posterior se verifica que todos esos sistemas electrónicos de ayuda a la conducción sigan teniendo su vigencia durante toda la vida útil del vehículo. Por lo tanto, sí, va a cambiar el modelo de movilidad, pero también va a cambiar el modelo de inspección y nosotros lo vemos como una oportunidad.

Pregunta: Para los menos expertos en temas de movilidad a través de hidrógeno, pilas de combustible y electrolisis, ¿qué posibilidades reales tiene Europa de ganar cuota en este mercado?

Respuesta: Europa está bastante bien posicionada en el contexto global en materia de tecnología del hidrógeno, aunque es cierto que la pila de combustible es una parte de todo ese ciclo, desde la producción al uso final del hidrogeno y está muy vinculada al sector de la movilidad, concretamente a la automoción. Aunque también tiene mucha aplicación en el sector naval y ferroviario. Esta parte tecnológica se ha potenciado en la zona asiática, pero Europa es muy fuerte en el ciclo global de la producción del hidrógeno verde, porque la etiqueta o el objetivo del hidrógeno depende de la fuente, el verde es el que proviene de energías renovables. Entonces Europa, y España, en particular, cuentan con un alto potencial para generar electricidad a través de fuentes renovables. Vivimos un momento privilegiado a nivel global para potenciar esa producción de hidrógeno e implantar junto con los socios europeos el transporte del hidrógeno y el uso final en plantas industriales.

Los fabricantes de automóviles se han orientado más a la parte de electrificación del vehículo, pero la pila de combustible no deja de ser un vehículo eléctrico, lo que hace es coger el hidrógeno que previamente lo hemos recogido a través de energías renovables para generar electricidad y convertirlo por medio de esa pila de combustible en electricidad de forma local para hacer mover al vehículo. Por lo cual, siempre he visto al vehículo de pila de combustible como un vehículo eléctrico. ¿Ventajas? En vez de conectarlo o enchufarlo para cargar la batería a través de la red, se almacena en el vehículo para generar la electricidad a través del hidrógeno, pero la tecnología de propulsión sigue siendo igual que un vehículo eléctrico.

Pregunta: El Gobierno ha planteado una hoja de ruta del hidrógeno con importantes previsiones de futuro. ¿Cree que es factible?, ¿cómo afectará a las inspecciones técnicas?, ¿podremos disponer de una infraestructura rápida que entre en competencia con las electrolineras?

Respuesta: La distribución del hidrógeno es relativamente conocida, de hecho, se podrían utilizar los canales de hidrocarburos que ya están implantados realizándoles ciertas adaptaciones. En cuanto a las posibilidades de inspección, son completamente factibles, incluso desde el origen de la producción de ese hidrógeno. Según su producción en fuentes de energías renovables, se llama hidrógeno verde, y como tal, existen organismos autorizados para certificar y garantizar que ese hidrógeno procede de ese tipo de energías. Hay otros tipos de hidrógeno que se pueden producir a través de otros procesos fisicoquímicos que no son tan verdes. 

Por otro lado, la inspección aplicará a todas las instalaciones y electrolizadores donde se genera ese hidrógeno, así como a la certificación del producto, la verificación e inspección para las canalizaciones utilizadas en el transporte, los vehículos pesados y camiones que se utilizan para la distribución hasta que llega al punto de suministro, el surtidor donde se puede verificar ese puesto y, por último, el propio vehículo. Esta parte de homologación implicará todos los ensayos de seguridad vinculados a esta nueva tecnología de almacenamiento de hidrógeno como combustible y también, por ejemplo, ensayos de choque, donde podremos verificar que un accidente que se produce en la calle cumple las condiciones de seguridad pertinentes. 

Quizás te interese navegar por:

DESCUBRE

pegatina itv
Artículos de opinión

Sobre la Pegatina ITV

Te contamos todo lo que necesitas saber.

LEER MÁS

Ver Todos los Recursos

Siguientes pasos

Site Selector