Descarbonización emisiones CO2
5 min

Descarbonización, una prioridad global para todas las empresas

Cómo reducir las emisiones de CO2 de una empresa antes del 2050

"La descarbonización se ha convertido en una de las máximas prioridades tanto para los gobiernos como para las empresas y la sociedad en su conjunto"

Martes, 15 Noviembre, 2022


Este proceso de reducción y eliminación de las emisiones de dióxido de carbono (CO2) será determinante para limitar el impacto del cambio climático y apoyar la protección del medio ambiente y, por este motivo, muchos países ya se han comprometido a reducir el consumo energético y se han marcado una serie de ambiciosos objetivos determinados por el Acuerdo de París (COP21), las Directivas sobre fuentes de energía renovables (RED I, RED II) y el Pacto Verde Europeo.

El objetivo prioritario consiste en alcanzar la neutralidad de carbono en 2030 y las cero emisiones netas en 2050. Para contribuir a los objetivos globales de descarbonización, se deben llevar a cabo una serie de procesos que impliquen la reducción de las emisiones procedentes de combustibles fósiles y la aceleración de la transición del mix energético hacia fuentes de energía bajas en carbono, así como un cambio sustancial en la forma de generar, almacenar, transportar y consumir la energía. Dentro de los sectores que más emisiones producen, la industria sigue estando a la cabeza, y, por tanto, este tipo de empresas tendrán que adoptar una serie de medidas sustanciales para integrar los objetivos de emisiones dentro de su planificación empresarial.

emisiones de carbono infografia

Claves para descarbonizar una empresa

Para tomar decisiones efectivas sobre las acciones que contribuirán a la reducción de las emisiones de dióxido de carbono, las empresas necesitan tener una visión detallada de sus fuentes de energía. Esto ayudará a medir e identificar el uso de fuentes de energía, así como los requisitos energéticos de producción y transporte. Sandra Sancho, Business Unit Manager de Sostenibilidad y Buen Gobierno de TÜV SÜD, asegura que “una estrategia de sostenibilidad corporativa garantiza que una empresa opere utilizando métodos ambientalmente sostenibles, al tiempo que sustenta su crecimiento financiero. Por lo tanto, la descarbonización debería verse como una oportunidad de negocio y un factor de innovación, más que como un núcleo de costes”.

La huella de carbono de una empresa puede reducirse cambiando a energías renovables mejorando la eficiencia. El hidrógeno, por ejemplo, es una fuente de energía con potencial para descarbonizar la industria acerera, naval y de transporte, entre otras. Para ello, el primer paso siempre será la definición de una estrategia de descarbonización que sea adecuada para cada tipo de industria, evaluando los niveles de emisiones de los que son responsables directa o indirectamente e identificando el proceso para reducir esas emisiones.

Además, “será fundamental que la empresa revise de forma proactiva cómo se puede incorporar la eliminación de dióxido de carbono en el desarrollo y producción de sus productos, así como en las operaciones de toda la cadena de suministro. Esto debería incluir una cadena de suministro más amplia, lo que en última instancia creará una cultura global de responsabilidad hacia las emisiones de dióxido de carbono. También debe introducirse un proceso de mejora continua que evalúe periódicamente su estrategia de descarbonización.

Así se analizarán regularmente los esfuerzos realizados para reducir las emisiones de carbono y se podrán identificar futuras oportunidades de desarrollo”, apostilla el experta En este sentido, desde TÜV SÜD, compañía líder internacional en soluciones de alta calidad, sostenibilidad y seguridad, “ayudamos a calcular la huella de carbono de determinadas industrias y el cumplimiento de los requisitos legales establecidos en las normas fiscales de la Unión Europea”.

 

¿Qué sectores producen más emisiones de CO2?

Pese a la notoria reducción de las emisiones globales de CO2 registradas durante la pandemia de la Covid-19 y debido a la escasa demanda de energía (bajaron un 5,2%), el mundo ha experimentado un rápido crecimiento económico y, por tanto, se ha producido un aumento significativo de las emisiones de gases de efecto invernadero, alcanzando su nivel máximo en 2021. Dentro de este aumento, hay algunos sectores que destacan especialmente por tener una mayor contribución al efecto invernadero.

Según la Agencia Internacional de la Energía (AIE), el carbón es el mayor emisor de CO2 relacionado con la energía (29%), seguido de la industria (23%), el transporte (23%), los edificios (10%), el gas (9%) y el petróleo (2%). El mayor incremento se produjo en el sector de la producción de electricidad y calor, que representó el 46% del aumento mundial de las emisiones. A pesar del pequeño descenso que experimentaron las emisiones de la industria de la electricidad y el calor entre 2019 y 2021 a nivel internacional, las cifras fueron insuficientes para compensar el aumento de China, que representó casi todo el aumento global.

El informe de la AIE también muestra que las emisiones mundiales de CO2 de los sectores de la construcción y la industria han vuelto a los niveles de 2019. El transporte fue el único sector en el que las emisiones mundiales de CO2 se mantuvieron muy por debajo de los niveles de 2019. Además, a pesar de las ventas récord de coches eléctricos en 2021, la correspondiente reducción de emisiones se vio anulada por un aumento paralelo de las ventas mundiales de SUV. Por último, también se desveló que las fuentes de energía renovables y la energía nuclear proporcionaron un mayor porcentaje de la generación mundial de electricidad que el carbón en 2021.

 

¿Quieres descarbonizar tu empresa? Empieza el viaje hacia la descarbonización

Conoce nuestros servicios de descarbonización para empresas

Descarga gratuita

Infografía descarbonización
Infografía

Descarbonización: Tu viaje en 3 pasos

Conoce el proceso para que tu empresa alcance la descarbonización en tres sencillas etapas

Ver Infografía

Siguientes pasos

Site Selector