Choose another country to see content specific to your location

//Select a site

Conectados: Tecnologías Inalámbricas para la conectividad de vehículos que garantizan la seguridad vial

¿Cómo pueden los fabricantes de equipos garantizar productos seguros, sólidos y funcionales?

Conectados: Tecnologías Inalámbricas para la conectividad de vehículos que garantizan la seguridad vial 

"El aumento previsto de la conectividad del vehículo tiene grandes implicaciones para los fabricantes de equipos"

Lunes, 22 Marzo, 2019


A medida que el mundo y las necesidades de sus ocupantes evolucionan, también lo hacen los requisitos para las tecnologías inalámbricas de automóviles.

La introducción de la Industria 4.0 y otras tecnologías de comunicaciones inalámbricas y de IoT ha dado como resultado una nueva era para las innovaciones tecnológicas. Esto ha prevalecido especialmente en la industria automotriz, donde las tecnologías inalámbricas de vanguardia han aumentado en respuesta a la demanda de los consumidores de nuevas soluciones de movilidad automatizadas y conectadas.

Los vehículos autónomos son el siguiente paso para la industria automotriz. Sin embargo, el futuro de los vehículos autónomos y conectados dependerá en gran medida de las tecnologías inalámbricas para la comunicación del dispositivo y para garantizar la seguridad vial. Incluso ahora, las funcionalidades de asistencia al conductor ya están apareciendo en muchos coches nuevos, ofreciendo características tales como estacionamiento asistido, seguimiento del conductor y sistemas de frenos de emergencia. Tal como está, se estima que el automóvil moderno tiene el poder de cómputo de 20 ordenadores personales, con alrededor de 100 millones de líneas de código de programación y hasta 25 gigabytes de datos procesados por hora, principalmente enfocados en optimizar las funciones internas.

Para operar de manera efectiva, los vehículos autónomos deben ser capaces de comunicarse dentro del vehículo (como con sistemas internos esenciales y características no esenciales, como sistemas de entretenimiento y teléfonos para coches), con infraestructura externa circundante, con dispositivos propiedad de otros usuarios de la carretera, con otros vehículos, y con otras redes basadas en la nube.

El aumento previsto de la conectividad del vehículo tiene importantes implicaciones para los fabricantes de equipos: en 2020 se espera que el valor previsto del mercado global de componentes y servicios de conectividad aumente a 170.000 millones de euros, frente a los 30.000 millones de 2014.

Para satisfacer la creciente demanda, los fabricantes de equipos tienen que trabajar arduamente para desarrollar y adaptarse a las nuevas tecnologías, y para garantizar que sus productos sean seguros, sólidos y funcionales.

Al igual que con muchos otros sectores de producción y fabricación, los equipos inalámbricos deben crearse para alinearse con ciertos estándares con el fin de poder comercializarse dentro de las fronteras de ciertos bloques y países. El problema es que la mayoría de estas normas no están armonizadas dado que cada bloque comercial o cada país tiene sus propias opiniones sobre lo que necesita una unidad segura y funcional.

  • Requisitos del país: centrarse especialmente en la seguridad y protección de los productos, asegurándose de que nada perjudicial o potencialmente peligroso pueda penetrar en el mercado local.
  • Pruebas específicas de la industria: centrarse en la funcionalidad y la eficiencia de las tecnologías en juego, y cada tipo de tecnología se somete a sus propias pruebas específicas.
  • Requisitos de los móviles: enfoque en el rendimiento general y la facilidad de uso del equipo.
    Estos requisitos a menudo se superponen y no se excluyen mutuamente.

Cada gobierno regula estrictamente los equipos inalámbricos que entran a sus países; el simple hecho de comprar y utilizar chips certificados no suele ser suficiente para garantizar el cumplimiento normativo. Europa tiene una Directiva de equipos de radio (RED), que establece un marco regulatorio para la comercialización de equipos de radio. Los Estados Unidos de América tienen una Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) y OmniAir ofrece certificación específica de la industria para vehículos conectados, sistemas de transporte inteligente (ITS) y sistemas de pago de transporte.

Con tantos consejos reguladores diferentes con los que cumplir, junto con la evolución de los requisitos, muchos fabricantes de equipos se enfrentan a desafíos al intentar obtener la certificación de su producto. Las grandes empresas a menudo se enfrentan a costos exorbitantes en su búsqueda de certificación, mientras que los nuevos participantes más pequeños en el mercado a menudo necesitan un grado de conocimiento concreto para tener éxito.

Invertir esfuerzo en las fases tempranas del proceso puede significar la diferencia entre el éxito y un fracaso costoso. Como agencia externa certificada con experiencia y red global, TÜV SÜD está bien equipada para respaldar a los fabricantes de equipos inalámbricos y las partes interesadas con todas sus necesidades de certificación y prueba, ofreciendo años de experiencia inigualable al tratar con los organismos reguladores de numerosos países y bloques comerciales.

TÜV SÜD proporciona pruebas de conformidad FCC, IC, UE y ensayos de cumplimiento GMA para inalámbricos, EMC y requisitos de seguridad. Los expertos de TÜV SÜD también pueden ofrecer servicios TCB y Organismo Notificado, brindando a los fabricantes de equipos y partes interesadas relacionadas un proveedor único para todas sus necesidades de certificación y pruebas.

Siguientes pasos

Site Selector