Choose another country to see content specific to your location

//Select Country

Noticias

Así se controla el transporte de productos alimentarios a temperatura regulada

Según la reglamentación vigente, este tipo de vehículos especiales deben verificar la eficacia de los dispositivos térmicos simultáneamente en cada uno de los compartimentos.

transporte mercancias multitemperatura

En el marco del Día Mundial de la Alimentación, que se celebra mañana viernes 16 de octubre, TÜV SÜD, Organismo de Control Autorizado para la inspección de fabricantes de vehículos y transportistas propietarios de vehículos multitemperaturas, ha revisado las especificaciones técnicas que deben cumplir los vehículos especiales para el transporte terrestre de mercancías perecederas. Según establece el Real Decreto 237/2000 del Acuerdo sobre Transportes Internacionales de Mercancías Perecederas (ATP), que se actualizó el pasado 6 de julio, los vehículos frigoríficos y de temperaturas múltiples, que transportan productos ultracongelados como pan y helados, o productos frescos, como carne y lácteos, deben someterse a una prueba de eficacia frigorífica.

Tal y como especifica la Guía de aplicación del RD 237/2000, difundida por el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, la validez de la primera certificación después de su fabricación es de 6 años y, posteriormente, deben realizarse inspecciones periódicas cada 3 años. Desde la compañía, líder internacional en soluciones de alta calidad, sostenibilidad y seguridad, explican que dicho ensayo “consiste en verificar mediante equipos calibrados que el recinto isotermo, junto a su máquina frigorífica, es capaz de mantener la temperatura interior según su clasificación.

En el caso de las unidades multitemperatura, “que suelen transportar mercancías a diferentes temperaturas, la prueba de eficacia hay que hacerla en cada uno de los compartimentos alternando las temperaturas, lo que se conoce como ensayo complementario de reversibilidad”, explica José Manuel Blanco, CLN de Transportes de TÜV SÜD. Además de estos criterios técnicos, también se tienen en cuenta otros aspectos desde el punto de vista sanitario, “como el estado interior y exterior de la envolvente aislante del recinto isotermo y su estanqueidad”, aclara Blanco.

Para cumplir con la reglamentación vigente y asegurar una correcta conservación de los alimentos, el experto aconseja que este tipo de vehículos “realicen un mantenimiento continuado del vehículo, tanto del recinto como del equipo de frío”.

Siguientes pasos

Select Your Location

Global

Americas

Asia

Europe

Middle East and Africa