Choose another country to see content specific to your location

//Select Country

Noticias

TÜV SÜD revela las claves del Permanent Monitoring para el seguimiento de la corrosión en equipos críticos en el marco del encuentro organizado por el IQS

El pasado 5 de noviembre, Alejandro Cano, responsable de la Unidad de Negocio de Ensayos No Destructivos de TÜV SÜD, expuso el potencial de la herramienta para pasar del concepto de mantenimiento correctivo al preventivo

jornada corrosión monitorizacion permanente

Las pérdidas originadas por la corrosión son una de las grandes preocupaciones para sectores económicos como, por ejemplo, la industria química, farmacéutica, energética, metalúrgica o alimentaria. Según datos del IDESCAT de 2016, solo en Cataluña el 14,5% de las empresas sufren la pérdida de agua por corrosión, entre otros motivos. Sin embargo, la buena noticia es que la corrosión se puede vigilar gracias al Permanent Monitoring, pasando del concepto de mantenimiento correctivo al preventivo.

En el marco de la última jornada virtual del Grupo Profesional de la AIQS, que ha contado con la colaboración del Instituto Químico de Sarriá, TÜV SÜD, compañía líder internacional en soluciones de alta calidad, sostenibilidad y seguridad, ha revelado las claves de esta técnica para el seguimiento de la corrosión en equipos críticos.

Este método de Ensayos No Destructivos (END) está configurado para controlar los puntos críticos de una amplia gama de componentes y sistemas, sin causar daños en el material inspeccionado, para realizar un seguimiento y revisión continuada de los mismos. En definitiva, la herramienta ayuda a dar una respuesta eficaz, mediante el control de espesores, ante posibles corrosiones que pueden ser críticas provocando pinchazos imprevistos, fugas o accidentes, vertidos potenciales o la interrupción de la producción.”

El servicio parte de un estudio previo para detectar las zonas críticas antes de instalar el equipo de control. Normalmente, suelen aplicarse en zonas de difícil acceso, codos de tuberías, tanques enterrados, recipientes a presión, activos con altas tasas de corrosión y otros equipos críticos que no deben caerse de la producción. Posteriormente, se iniciará la medición/monitoreo de espesores y temperaturas con la periodicidad acordada conjuntamente con el cliente.

Con todo ello, periódicamente, se irán reportando los datos y, tras un estudio de estos, se podrá prever la evolución, estimar la vida útil y establecer las propuestas de mejora para evitar las consecuencias indicadas inicialmente. Cabe decir que, de los datos obtenidos, estudiando las correlaciones entre parámetros del proceso del cliente (caudal, presión, etc.), se pueden sugerir modificaciones sobre los mismos para predecir y prolongar el periodo de vida útil del equipo.

En definitiva, se trata de un sistema que ayuda a prevenir potenciales accidentes, no solo en los equipos e instalaciones o al medio ambiente, sino también a los trabajadores. Además, conduce a reducir el número de actividades no planificadas, así como a mejorar los sistemas de control de los equipos, analizar la causa de la corrosión y ahorrar cualquier coste de sustitución, reparación o inspección. 

Siguientes pasos

Select Your Location

Global

Americas

Asia

Europe

Middle East and Africa