Choose another country to see content specific to your location

//Select Country

NOTICIAS

Tras un largo camino, la publicación por fin ha visto la luz: La nueva norma ISO 45001:20018 sobre sistemas de gestión de seguridad y salud en el trabajo acaba de publicarse (el 12 de marzo). Existe un período de transición de tres años, tras el cual la British Standard Institution retirará la norma anterior OHSAS 18001. Por consiguiente, las empresas con una certificación OHSAS 18001 en materia de seguridad y salud en el trabajo deben familiarizarse con los detalles de la nueva norma y comenzar a comprender los cambios que se avecinan.

Planificación sistemática del cambio a la ISO 45001

En primer lugar, se plantea la cuestión de quién en la empresa cuenta con las competencias adecuadas para poner en práctica los requisitos de la norma. Lo ideal sería constituir un comité de expertos formado por trabajadores internos que velen por la seguridad laboral y por representantes de la dirección que posean los conocimientos técnicos y de procesos pertinentes.

A continuación, el comité de expertos debería examinar la norma, punto por punto, mediante un análisis de carencias y, como parte de la planificación del proyecto, establecer qué ajustes en concreto son necesarios, quién es responsable de ellos y qué esfuerzo conllevan.

Estructura High Level desde la perspectiva de seguridad y salud en el trabajo

Por regla general, las empresas con un buen sistema de gestión de seguridad y salud laboral conforme a la norma OHSAS 18001, que forma parte de su actividad diaria, no afrontan ningún cambio relevante. También las organizaciones con un sistema de gestión integrado están bien posicionadas, ya que la estructura High Level de la norma ISO 45001 da lugar, en algunos casos, a los mismos contenidos, solo relacionados con la seguridad y la salud laboral, incluidas las normas ISO 9001:2015 e ISO 14001:2015. Pero el problema es la letra pequeña: Las partes interesadas relacionadas con la organización, por ejemplo, pueden desviarse de las que se ocupan de la gestión de la calidad o del medio ambiente cuando se trata de seguridad laboral. Por ejemplo, mientras que la protección del medio ambiente apenas es relevante para una empresa eléctrica subcontratada, esta empresa puede tener gran interés como «parte interesada» en la salud y seguridad laboral. En consecuencia, para evitar sorpresas, vale la pena situarse en la perspectiva de la seguridad y salud laboral desde el principio cuando se vaya a poner en práctica la norma ISO 45001.

Los subcontratistas en el punto de mira

También debe prestarse especial atención a la adjudicación de pedidos a subcontratistas y a la externalización de servicios a contratistas externos. La nueva norma ISO 45001 exige explícitamente no solo que los empleados fijos de la empresa participen en las medidas sobre salud y seguridad laboral, sino también que los empleados externos trabajen bajo la responsabilidad y el control de la organización. Aquí debe definirse con claridad qué proveedores deben tenerse en cuenta con respecto a la seguridad y salud laboral en la compra o en la contratación. Además, se debe poner en práctica un proceso que regule, por ejemplo, cómo debe integrarse la empresa de limpieza de oficinas en la comunicación interna y qué medidas de seguridad se aplican en comparación para la limpieza de máquinas del taller. En la participación y consulta («participation» y «consultation») de estos subcontratistas, la mayoría de las empresas presentan aún lagunas en la norma ISO 45001 que deberían cubrirse sin dilación.

En nuestra web podrá encontrar más información sobre la oportuna conversión a la norma ISO 45001.

Autor: Andreas Engelhardt, Product Compliance Manager de seguridad laboral y coordinador SCC, TÜV SÜD Management Service GmbH

Siguientes pasos

Select Your Location

Global

Americas

Asia

Europe

Middle East and Africa